HIstoria
 

Texto e investigación: Adrián Camilletti

  LA FUNDACION

Si bien la fecha formal de fundación de la Biblioteca Popular “Bernardino Rivadavia” según actas es el 9 de julio de 1918, la primer noticia de ella nos lleva al 7 de junio de 1918, cuando en la Comisión de Fiestas Patrias de Pueblo Aguirre, estación  Arroyo Seco, surgió la idea de la fundación de una biblioteca pública, que fue aprobada por unanimidad. Para llevar a cabo dicha tarea se designó una comisión destinada a organizar la futura biblioteca, consiguiendo socios, libros donados  o prestados por los vecinos e instituciones y alquilando el local. Además entre sus tareas debió redactar un proyecto de estatuto que después se aprobaría por la  asamblea fundadora. La tarea de esta comisión fue valiosísima, en un mes logró plantar los cimientos de la futura biblioteca, que según sus estatutos propiciaría reuniones, conferencias con fines culturales, tratando de difundir por medio de publicaciones periódicas todo aquello que tienda a llevar la cultura al pueblo, manteniendo su independencia de tendencia ideológica, credo u otra institución local. La primer Comisión Directiva estuvo formada por: Umberto Puigsubirá (Presidente), Maurindo  Villamea, Salomón Rodriguez  (Secretario), Pedro Sardi, Jorge Bulleraich, Ricardo Lugones

 Socios fundadores: Salvador Scoppa, Félix Gómez, Salomón Rodriguez, Fructuoso Giuntoli, Rosario Alfonso, Juan Scoppa, Modesto Mena, José Corbella, Maurindo Villamea, Jesús Pérez, Carlos Cortaza, Luis Pianelli, Hilario Gómez, Eduardo Coppo, Vicente Roger, Jorge Bulleraich, Pedro Sosa, Juan Garzón, Angel Salvatierra, José Córdoba, Humberto Puigsubirá Segundo Campos, Laudelino Tabarez, José Otero, Feliciano D’alessandro, Cayetano Amoroso, José Alberdi, Nicolás Alberdi, Abdón Loyola, Ricardo Lugones, Antonio Tinirello, Francisco Baccelli, Luis Córdoba, José Córdoba, Adolfo Pascual, Nuncio Gerardi, José Chiaramonti, Domingo Quiriconi, Juan Coppo, Terzo Nardi, Manuel Campos, Orlando Pagni, José Romanini, Angel Baccelli, Salvador Caltaviano, Eulogio Valle, Juan Lucente, Domingo Caramuto, Ventura, Ayaza, Raúl Ghilardi, Rafael Scoppa, Francisco Pietragalli, Antonio Monteverde, Modesto Porrini, Alfredo Vivaldi, Atilio Galviati, José Putetti, Bautista Bigliani, Juan Martins, Juan Malvicini, Salvador Caltaviano, Albino De Giácomo, José Páez, Jesús Pérez, Rafael Asís, Francisco Vivas, Luis Córdoba, Italo Lippi, Enrique Merceguel, Justo Puigsubirá, V. Echauri, J. Alberdi, Agustín Mazzoco, Lucio Españon, Dr. Cassano, D. Charnello, Antonio Dutari Rodriguez

LOS PRIMEROS AÑOS
        
Las primeras años de la Biblioteca fueron duros por la cantidad de obstáculos a vencer, la colección inicial no llegaba a los 500 volúmenes, los socios eran escasos y la institución no tenía un lugar fijo y estaba sujeta al alquiler del local. La acción de esta época se centra en tratar de vencer la apatía de la población y lograr más socios para la biblioteca, además de recaudar fondos para compra de nuevos libros, alquiler del local, sueldo del bibliotecario y mobiliario.
La falta de recursos se refleja en los primeros útiles: un libro de caja, un libro de actas, un libro copiador, un libro catálogo, dos biblioratos, un timbre, plumas, papel y secante. Pero esta falta de elementos se veía compensada por el entusiasmo y esperanza que estos visionarios tenían.
La primer actividad llevada a cabo, fue una Velada cinematográfica, literario y musical, llevada a cabo el 21 de  diciembre   de   1918   en   la  Sociedad  Italiana  en la cual participa la Banda de Música de la ciudad, además se solicita en préstamo el piano de la Escuela Fiscal. Para publicitar el acto se mandaron a imprimir 1000 volantes de propaganda y 500 entradas. Esta velada dejó un saldo de 135,95 pesos. Ya en abril de 1919 la compañia teatral Morice realizó una función a beneficio de la biblioteca.
Durante ese mismo año en conmemoración del 25 de Mayo, se realiza una "Conferencia Patriótica" a cargo del Sr. Juan Amelio Ortiz con asistencia de escuelas y público en general. También se adquiere una bandera para el frente de la institución. La Escuela Nº 36 realiza una velada y el 50% de lo recaudado se dona a la biblioteca.
En setiembre de 1919 se muda la biblioteca a un local más amplio y céntrico, propiedad del Sr. Ayaza, en calle San Martín casi Hipólito Yrigoyen donde antes funcionaba el Banco Español del Río de la Plata y vecino al que hoy ocupa el Banco Provincial de Santa Fe. Este era un local amplio y confortable y contaba con un gran salón y lugar para una secretaría.
En estos años también se inician los contactos con la Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares a fines de recibir los beneficios que la misma brinda a estas instituciones.
En estos tiempos la biblioteca tenía un funcionamiento muy diferente al de hoy, el material no se retiraba a domicilio y el horario de la biblioteca era nocturno. Tenemos que pensar que en esa época los medios de comunicación eran escasos, no existía televisión, el cine mudo era una novedad, la radio era un lujo de pocos, es decir que los diarios eran una forma efectiva de informarse en horas de la noche, luego de una jornada de trabajo.  

Las primeras publicaciones recibidas fueron las revistas “El Hogar”, “Mundo Argentino” y diario “La Prensa”.
Ya en esa época se habla de establecer una sección infantil para los escolares.
Para ser socio activo de la biblioteca se debía ser mayor de 18 años y ser presentado por dos socios. La cuota de socio alcanzaba 0.50 pesos los socios activos y 0.30 pesos los socios adherentes.
En estos primeros años, la situación económica condicionaba el funcionamiento de la biblioteca,  la escasa cantidad de socios, el bajo porcentaje de socios que pagaban la cuota, el nulo apoyo oficial provocó que en los años 1922, 23 y 24 se fueron agudizando los problemas hasta que por falta de fondos para el pago de alquiler y sueldos, la Biblioteca se cierra temporariamente en julio de 1924.
En 1925 se reabre y gracias a un préstamo del Sr. Alejandro Gómez se pueden pagar los alquileres atrasados y comprar libros. Se vuelve a tomar un bibliotecario, pero las causas de fondo por la cual la institución había cerrado, no se solucionaron y se volvieron a  cerrar sus puertas  en febrero de 1926. Los materiales y libros quedaron en custodia de la Comisión de Fomento.
        
LA REAPERTURA
       
En agosto de 1928 con un gran empuje de sus directivos y con una reforma de los estatutos se reabre la biblioteca en su nuevo local, alquilado al Sr. Francisco Aiello. Esta época está signada por el crecimiento y en ella se dan gran cantidad de actividades: Se realiza una función cinematográfica a beneficio de la biblioteca en la Sociedad Italiana, también se organiza conjuntamente con el Club Athletic una kermesse en el Campo de la Comisión de Fomento. Parte del dinero recaudado se destinaría a la compra de nuevos muebles para la biblioteca En esta época ingresa gran cantidad de socios. Para acrecentar el caudal bibliográfico de la institución se realizan colectas de libros.

Se decide encargar la confección de tres estanterías y una mesa al carpintero Lucas Tonino, algunos son los que actualmente están en la sala de lectura. También se encarga al mismo carpintero, la confección de un mueble para diarios y revistas.
Los años siguientes se caracterizan por un sostenido crecimiento de actividades, equipamiento y de la colección.  La institución crece con la población. Se visitan bibliotecas de rosario para ver métodos de trabajo y se decide realizar un catálogo de la colección.
Algunas de las publicaciones que se reciben en los años 30 son “Caras y Caretas”,  “La Novela Semanal”, “El suplemento” ,diarios “El Litoral”,  “La Vanguardia”, “El Orden” y “La Nación”, “La Acción”, “El Pueblo”,  La Capital, La Acción, Cronica, Tribuna, El Litoral, La Provincia, La Protesta, El Suplemento, La Novela Semanal,  Tit Bits, L`Ordine Nuovo, La Revista del Puerto de Santa Fe, La revista de la Sociedad Rural de Rosario.

EDIFICIO PROPIO

En el año 1947, la municipalidad dona a la biblioteca,  en la misma ubicación que hoy se encuentra, un local de 63 m2 cuadrados. El mismo estaba comunicado con el Palacio Municipal por una puerta interna a efectos de compartir los sanitarios. Con este hecho cambia totalmente la realidad de la biblioteca, ya que los continuos cambios de lugar y los gastos de alquiler, atentaban contra el desarrollo y crecimiento de la institución.

LA DECADA DEL 70

Desde años anteriores la  vida de la biblioteca se venía desarrollando con relativa normalidad, pero en los primeros años de la década, se dio un hecho del cual le costaría a la biblioteca varios años para recuperarse. En 1973, en lo que se podría considerar un  error   gravísimo  de   las   autoridades  municipales se decidió la mudanza de la biblioteca a un lugar más chico, con problemas de infraestructura y alejado de la calle, situado entre el Juzgado de Paz y la Comisaría al fondo de un largo pasillo. Esto le ocasionó a la biblioteca graves trastornos: pérdida y rotura de material, desorganización y pérdida de socios y lectores. ¿Cómo se llegó a este estado de cosas? Los motivos podemos encontrarlos en 1972 cuando se empieza a plantear entre las autoridades municipales y de la biblioteca la construcción de un Centro Cívico que contenga entre otras instituciones a la Biblioteca. En 1973 se da un recambio institucional en la municipalidad y este proyecto se desestima. Sin embargo con el supuesto motivo de efectuar mejoras en el edificio de la biblioteca, se la traslada al inmueble mencionado. La sorpresa es grande cuando en el edificio de la biblioteca se instala una oficina de aguas corrientes, de esta manera se cometía una injusticia muy grande para con la institución, para con sus lectores y para con la gente que había luchado para que la biblioteca tenga su lugar en Arroyo Seco. Este estado de cosas se extendió durante más de tres años, incluyendo un período bastante largo en que la biblioteca a raíz de la mudanza se encontró cerrada.
El 28 de septiembre de 1974, un grupo de socios y autoridades se reúne en el palacio municipal para tratar de reorganizar la biblioteca, y de allí surge una nueva Comisión que tratará de hacer frente a ese estado de cosas, y con muy pocos recursos materiales se echa a andar nuevamente a la querida biblioteca.
En 1977 se realiza un recuento de libros y un reordenamiento de socios, además se tramita con éxito  la personería jurídica de la institución, se realizan distintos eventos culturales y se inaugura un mástil en el frente de la biblioteca.

LA ACTUALIDAD


En 1983, conjuntamente con la recuperación de la democracia, se genera una importante participación en todas las instituciones y vecinales de la ciudad, de la cual la biblioteca no es ajena. Se forma un numeroso grupo que genera un crecimiento importante tanto de socios como de material
De allí en adelante se da un proceso de crecimiento que aún se encuentra en marcha: la institución después de muchas vicisitudes fue logrando recuperar su lugar en la ciudad y paralelamente se dio un crecimiento en equipamiento, edificio, colección y especialización profesional del personal bibliotecario
A partir del  mencionado crecimiento, en 1997 atendiendo a parámetros tales como: la colección, el movimiento de la misma, el personal capacitado en funciones, la calidad de instalaciones y equipamiento técnico, el método de procesamiento de materiales y las actividades culturales que desarrolla, Comisión Nacional de Bibliotecas Populares declara a la biblioteca, categoría “A”, un importante logro, teniendo en cuenta que en ese momento,  de 1745 bibliotecas populares de todo el país solo 117 contaban con esa categoría y en nuestra provincia solo 8.

AMPLIACIONES EDIFICIO

Distintas ampliaciones fueron desarrollándose a partir de la década del 90. En 1995 se realizó una importante ampliación de la sala de lectura, a mas del doble de su tamaño y se construyeron sanitarios y dependencias de servicios.
En 1997 se construye una nueva sala para procesos técnicos,  informática y dirección.
En 2001 Se inaugura la sala de usos múltiples que le permitió a la biblioteca la realización de cursos durante el día, realizar exposiciones, charlas y actividades independientes de la sala de lectura.
En el año 2003 se realiza una ampliación del rincón infantil, living de lectura, y remodelación de la fachada del edificio, conservando el  estilo arquitectónico original. El edificio de la biblioteca pasó de 63 metros cuadrados en 1995 a 260 metros cuadrados en 2003. Es decir que en 8 años la superficie de la biblioteca se cuadruplicó.

Este crecimiento arquitectónico, sumado al crecimiento de la colección, actividades  y  servicios, sumados al equipamiento actualizado y la profesionalización del personal ha generado un crecimiento de socios y usuarios inédito en la historia de la institución. Hoy la biblioteca es referente zonal y regional por sus servicios y participa en instancias nacionales e internacionales de capacitación e intercambio con instituciones similares.

 

NOMINA DE PRESIDENTES DE COMISION

Umberto Puigsubirá(1918) (Pte Comisión Organizadora)
Maurindo Villamea     (1918-1919)
Azor Andino  ( 1919-1922)
Pedro Sosa  (1922-1923)
Francisco Ortiz  (1923-1924)
Pedro Sosa  (1924-1928)
Cayetano Chiaramonte  (1928-1929)
Herminio de la Encina  (1929-1931)
Cayetano Chiaramonte (1931-1935)
Juan Mármora (1935-1937)
María Passoni (1937-1961)
Juan José Lupo (1961-1962)
Roberto Ramacciotti (1962-1972)
Carlos De Rienzo(1972-1974)
Graciela Aguirre (1974-1977)
Carlos Términe (1977-1979)
Oscar Petruccione (1979-1979)
Moisés Athie (1979-1983)
Juan José Chiorra (1983-1986)
Victor Saltaleggio (1986-1987)
Adrián Camilletti (1987-1991)
Miguel Steeman (1991-2001)
Norberto Saltaleggio (2001-2011)
Erica Trotte (2011 a la actualidad)

 

NOMINA DE BIBLIOTECARIOS

Marcos Gallegos 1918-1919
Tiniriello 1919
J.B. Castillo1919
Victoriano Mansilla 1919-1924
Pedro Mazziotta  1925
Juan Luis Silva 1928
Pedro Lazziotta 1928
José Sorini 1929
Pablo Pizzurno 1929
Olivo Boselli 1938-1939
José Urquiza 1939-1940
Alfonso Filoco 1940-1943
Elio DiTulio 1943-1945
Elisa García 1945
Vicente Castellino 1946-1950
Celia Gamboa 1950-1966
Rosa Bozitkovich 1966
María Luisa Lalitta 1966
Teresa Tonelli 1966
Susana Medicina 1974-1979
Alicia Zelaya 1979
Mónica Raggi 1980 -1982
Adrián Camilletti 1982-1984
Carmen Münger 1984-1985
Ricardo Grasso 1983-1985
María de los Angeles Storti 1985-1992
Marisa Ceraldi  1987-1989
Ivana Luraschi 1987-1989
Fabiana Ramos 1989-1992
Lic. Adrián Camilletti 1992 a la actualidad (Director)
Bibl. Mónica Steeman 1992 a la actualidad
Bibl. Patricia Pietragalli 1997 -2007
Bibl. Marina Delvecchio 2007 -2011
Soledad Giggiaro 2011
Romina Rosetti 2011-2012
Eliana Gaudio 2011 a la actualidad 

Fuentes:

Entrevistas a Francisco Pastinante, Chela Gamboa, Actas Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia.

Volver